¿Como barnizar puertas?

¿Cómo pintar y barnizar una puerta de madera?

Nosotros en este momento, te enseñaremos una de las mejores herramientas para que así puedas barnizar una puerta de madera. Es importante prestar atención a todos nuestros términos y definiciones que se presenten a continuación:

Antes de aplicar la pintura deberás arreglar las pequeñas imperfecciones de la madera.

Primeramente, optamos por retirar la pintura vieja. Es aconsejable que la puerta quede y cubierta por una capa de barniz.

Si la puerta es vieja, debe ser demasiado factible en imperfecciones y desgastes, debes centrarte en cubrir y reparar esos detalles con la aplicación de la pintura.

Para ello puedes apoyarte de un resanador del tipo que absorbe tintes.

El objetivo es levantar el grano, para después pasar una lija para alisar la superficie de la puerta, esto es necesario en el caso de que se quiera.

Si por el contrario queremos pintar las puertas con pintura al aceite será suficiente simplemente que limpiemos y lijemos la madera previamente.

A la hora de pintar, comenzamos agitando el bote y vertiendo la pintura en algún recipiente, la aplicación de la pintura puede ser con una brocha o esponja.

Es importante una abundante pintura, y que sigamos la veta de la madera a la hora de aplicarla.

Siempre es aconsejable esperar a que la pintura se seque, antes de aplicar una segunda capa y consecutivamente se procederá a aplicar una capa de cera o barniz.

Es frecuente que la pintura se oscurezca. Para lacar una puerta, se precisa con un buen esmalte que cubra la superficie de la puerta. Lo más importante es que la brocha sea resistente y de buena calidad.

Antes de pintar con la brocha o el rodillo debemos eliminar los pelos sueltos, y sumergir el rodillo en el bote para liberar el exceso de pintura.

La superficie se divide en bandas, se aplica de derecha a izquierda de manera constante.

Centrate a pintar primero las esquinas, y luego las superficies más grandes, comenzando siempre por la parte superior, intenta no sobrepasar la pintura con la brocha e diluye el esmalte si es muy denso.

Por último debes tener en cuenta que si la puerta que va a lacar tiene cristal, y no deseas pintarlo, pega unas laminas o bandas para cubrirlo, podrás usar una brocha redonda y pequeña, teniendo en cuenta que las superficies o molduras, curvas de los muebles es más sencillo sacarlas con una almohadilla o esponja gruesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *